5 mitos del Renting borrados de un plumazo

¿Estás considerando pillarte un coche de renting? ¿O te has dejado llevar por diferentes mitos sobre el renting de coches? ¡No te creas todo lo que oyes! Para muchos conductores el renting es la solución más adecuada a sus necesidades y sí, también puede serlo para ti.

El renting de vehículos es sinónimo de simplicidad, flexibilidad y personalización adaptándose a tus necesidades, ¡y está en auge en nuestro país!. Sin embargo, todavía es un gran desconocido para parte de la población y existen ideas equivocadas sobre su funcionamiento.

Analizamos los cinco mitos más comunes y la verdad detrás de cada uno de ellos.

MITO #1: EL RENTING ES MÁS CARO QUE COMPRAR UN COCHE

Es una de las principales razones por las que la gente no considera un coche de renting. La clave está en tomar una decisión basada en el uso que le darás a tu vehículo y tu estilo de vida. Uno de los factores decisivos a tener en cuenta es el kilometraje.

Además, el renting incluye seguro a todo riesgo, mantenimiento, IVA, impuestos, y revisiones acordadas. Si haces cuentas del coste de todos estos gastos y lo prorrateas, verás que comprar un coche posiblemente sea más costoso en comparación con un renting.

Sin embargo, si quieres conducir un coche nuevo, pagar cada mes una cuota fija (no se ve afectada por los tipos de interés o inflación), olvidarte de gastos y facturas imprevisibles o de comparar seguros, el renting es una gran opción. Al terminar tu contrato, podrás decidir si quieres renovar tu renting y tener un coche nuevo, ¡o simplemente terminar el contrato y devolverlo!

MITO #2: ES UNA PÉRDIDA DE DINERO

Una de las creencias más extendidas y sin embargo un mito. Coger un coche de renting te permitirá posiblemente ahorrar dinero o invertirlo de mejor manera.

Entender cómo funciona el renting con cada compañía te ayudará a tomar la mejor decisión. Si bien nada más comprar un coche comienza su depreciación, sobre quién asume el riesgo asociados a la propiedad del vehículo, lo que puede cambiar mucho tu perspectiva. Si compras un coche a título individual, te sacudirá directamente la depreciación de este cuando quieras venderlo así como otros riesgos. En el caso del renting, la empresa asume directamente el riesgo (posibles averías, depreciación, responsabilidad civil…etc.). Al final del contrato tú decides si devolver el coche o firmar un nuevo renting, pero no tienes más preocupaciones.

Además, el renting de Amovens solamente requiere el pago de una cuota mensual y no hay entrada ni cuota final. A mucha gente le preocupa el hecho de no “poseer” el coche al final del contrato. ¿Pero te has preguntado cómo podrías invertir mejor ese dinero? Invertir en un activo que tenga potencial de ganar valor o utilizar esa liquidez extra para financiar otros gastos, son también buenas opciones. ¡Es cuestión de estrategia!

MITO #3: TIENES QUE PAGAR GASTOS EXTRA CUANDO DEVUELVES EL COCHE

Parte de las preocupaciones a la hora de devolver el coche están relacionadas con posibles costes extras. Sin embargo, las condiciones están detalladas de manera clara en el contrato por lo que no hay que preocuparse (¡pero fíjate bien antes de firmar!). Es verdad, que un exceso de kilometraje puede derivar en un coste extra si excedes el límite acordado por eso es clave decidir este límite basándonos en los hábitos de conducción a la hora de negociar el contrato. Normalmente la tarifa se calcula en relación con el número de kilómetros que hayas acordado, por lo que es fácil de estimar un posible coste adicional. Los coches de renting con Amovens suelen rondar entre los 10.000 a los 50.000 kilómetros.

¿Y si hace menos kilómetros de los acordados? ¡Buenas noticias! En el caso de que hayas consumido menos kilometraje del contratado la empresa de renting de devolverá parte del coste de esos kilómetros.

MITO #4: ES IMPOSIBLE ROMPER UN CONTRATO DE RENTING

Los contratos de renting tienen una duración a partir de 12 o 24 meses (existen renting flexible a partir de un mes) para adaptarse a ti. Si durante la duración de tu contrato te surge algún imprevisto es posible rescindir el contrato antes del período acordado, si bien estará sujeto a condiciones especiales y una penalización. El contrato de renting incluye este supuesto por lo que no habrá sorpresas.

¿Por qué hay una penalización? Al ser un vehículo nuevo a estrenar por el cliente es necesario tener en cuenta los costes de fabricación, matriculación y gestión entre diferentes partes que conforman el proceso. Una vez el cliente usa el vehículo su valor rápidamente se deprecia y es necesario imponer una penalización para hacer frente a estos gastos derivados de la rescisión del contrato antes del tiempo acordado.

MITO #5: EL RENTING ES SÓLO PARA EMPRESAS Y AUTÓNOMOS

Nada más lejos de la realidad. El renting de coches es accesible para particulares, empresas y autónomos. No hay ningún motivo por el que asumir que el renting no es adecuado para ti, ya que es una solución flexible y personalizada. Cada día más particulares comienzan a entender como funciona el renting de coches y contratarlos como alternativa a la compra tradicional de un vehículo.

Igualmente, el renting supone algunas ventajas fiscales. En el caso de las empresas y autónomos pueden deducir hasta el 100% de la cuota de renting en el Impuesto de Sociedades y el IRPF. También, dependiendo del uso del vehículo en la actividad profesional, el IVA también puede llegar a ser deducible en su totalidad.

Ya hemos desmentido algunos de los mitos más comunes sobre el renting de vehículos, ¿pero todavía te quedan dudas? Déjanos un comentario y te respondemos a todas tus preguntas sobre cómo funciona el renting de Amovens.